Sentir

Me sentí desgraciada cuando caí en la cuenta de que mi talento no era gobernar sino sentir. Semejante talento enriquecía mi vida, pero al mismo tiempo destruía cada momento de paz que había conseguido. Me sentía indefensa ante lo que me sucedía. Era el pez en la bandeja dorada, atado con la cinta roja, pero nadie podía devolverme al lago al que pertenecía.

La cuidad prohibida
(Anchee Min)

Es la primera parte de una novela sobre la vida de Tzu Hsi, la dama Yehonala, Orquídea, la última emeratriz de china. Lo he disfrutado muchísimo, buscando cualquier ratito que tuviera en el viaje para leerlo. Altamente recomendable ^_^

Anuncios

6 comentarios so far »

  1. 1

    Leonardo (el artista anteriormente conocido como Lenny) said,

    Si es oriental y a tí te ha gustado…me fío ;)

  2. 2

    Liryel said,

    Qué halagador :P Pero te advierto que, como buena caída de un impero, lo pasan todos bastante mal.

  3. 3

    Gracias por la recomendación. En cuanto encuentre un huequito en mis lecturas me lo leo :)

  4. 4

    Liryel said,

    Eso sí, después de leerlo ya una se queda sin ganas de quejarse por la dificultad de tener tiempo libre (tanto de tareas, como de organización) :P

  5. 5

    Uy, mi punto débil :P

  6. 6

    anonimo said,

    huauu que padre esta la foto es un dragon de verdad


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: