Un año de caos

El término Caos se refiere a una interconexión subyacente que se manifiesta en acontecimientos de la vida cotidiana que son aparentemente aleatorios y desordenados. Por eso, el concepto de caos a menudo puede crear en nosotros una idea negativa, una visión de desorden en donde las cosas no funcionan bien, en un mundo en donde lo establecido y lo correcto es precisamente el orden.

Ayer hizo un año que dejé el nido. La verdad es que no me acuerdo muy bien de como fue aquel día, he tenido que releer para acordarme de cómo me puse el taca-taca, me solté de las manos de papá y mamá y empecé a vivir mi propia vida conforme a mí misma.

Y lo cierto es que viendo como estaban las cosas aquel entoces… bueno, tengo una casa que me gusta (aunque sea compartida) en un sitio que me gusta, he firmado un contrato en una empresa (Emergya) que también me gusta y he (re)descubierto un montón de gente que me encanta.

Y sin embargo, un rato cada día, ya ves, te engañaría con cualquiera, te cambiaría por cualquiera… ¡ay no!, eso es de Sabina. Pero viene un poco al caso, no puedo evitar que una parte de mí se muera de pena por todo lo que se ha quedado por el camino, lo que querría que hubiera sido, lo que sólo fue y ya no es, lo que querría haber hecho.

¿Si valió la pena? Pues bueno, como a veces creo que sí y otras que no, prefiero no pensarlo, porque lo que es, es (lo dice Jorge Bucay en Cuentos para pensar), y aunque por un tiempo pensé que no podría ser mejor, lo cierto es que todo lo diferente puede ser mejor o peor, y nunca lo sabré. Y en cualquier caso, como al final siempre estoy contenta, tan sólo importa en lo que a consideraciones futuras se refiere (por lo de aprender de la experiencia y esas cosas).

Así que aquí estoy, un año después, con este pequeño caos que llevo dentro, y que “en principio” es capaz de gobernarme con un rumbo más o menos aceptable. A fin de cuentas, la idea de un desorden ordenado es el fundamento de la Teoría del Caos:

Un sistema estable tiende a lo largo del tiempo a un punto, u órbita, según su dimensión (atractor). Un sistema inestable se escapa de los atractores. Y un sistema caótico manifiesta los dos comportamientos. Por un lado, existe un atractor por el que el sistema se ve atraído, pero a la vez, hay “fuerzas” que lo alejan de éste. De esa manera, el sistema permanece confinado en una zona de su espacio de estados, pero sin tender a un atractor fijo.

Muchas gracias a todos los que habéis cruzado camino conmigo, ya seáis “atractores” o “fuerzas” xD

Anuncios

2 comentarios so far »

  1. 1

    Espero que consideres que soy parte de lo que vale la pena.
    Yo, al menos, es lo que he intentado.

    ¡Abresos!

  2. 2

    liryel said,

    Por supuesto!! Tu eres, casi, redescubierto :x


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: