Malicia

Pero de verdad que de la más inocente, es que a veces no se puede evitar, es como si te pusieran un caramelo delante. Ayer encontré los gemelos que le había regalado a algún despistado. Justo daba la casualidad de que ayer llevaba yo una camisa de gemelos (sí, también las hay para chicas) y, sin darme cuenta, las comisuras de mis labios se iban curvando hacia arriba y una travesura se asomaba por el borde de mis ojos. Así que cuando más tarde fui a verlo…
– Oye cari, ¿me prestas tus gemelos, a ver cómo quedan con mi camisa?

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    Inocente… claro… Sin premeditación ni nada…


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: