El Principito

“El principito se fue a ver nuevamente a las rosas:

– No sois en absoluto parecidas a mi rosa; no sois nada aún -les dijo-. Nadie os ha domesticado y no habéis domesticado a nadie. Sois como mi zorro. No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo lo hice mi amigo y ahora es único en el mundo.

Y las rosas se sintieron bastante molestas.

– Sois bellas, pero estáis vacías -continuó-. No se puede morir por vosotras. Sin duda que un transeúnte común creerá que mi rosa se os parece. Pero ella sola es más importante que todas vosotras, puesto que es ella la rosa a quien he regado. Puesto que es ella la rosa a quien puse bajo una campana de cristal. Puesto que es ella la rosa a quien abrigué con un biombo. Puesto que es ella la rosa cuyas orugas maté (salvó dos o tres que se hicieron mariposas). Puesto que es ella la rosa a la que escuché quejarse, o alabarse, o también, algunas veces callarse. Puesto que es mi rosa.

Y se volvió adonde estaba el zorro:

– Adiós -dijo.

– Adiós -dijo el zorro-. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.

– Lo esencial es invisible a los ojos -repitió el Principito, a fin de acordarse.

– El tiempo que perdiste por tu rosa es lo que hace a tu rosa tan importante -dijo el zorro.

– El tiempo que perdí por mi rosa… -dijo el Principito, a fin de acordarse.

– Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-. Pero tú no debes olvidarla. Eres responsable de para siempre de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa…

– Soy responsable de mi rosa… -repitió el Principito, a fin de acordarse.”

El Principito
Antoine de Saint-Exupéry

Me obligaron a leer este libro con 13 años, cuando empecé a estudiar francés. Esto y la dedicatoria son algunos de mis trozos favoritos, junto con la disertación sobre boas abiertas y cerradas, la búsqueda de un cordero adecuado, la vez que el principito se enfada o incluso la triste despedida.
Pero “ninguna persona grande comprenderá jamás que tenga tanta importancia” :P

Anuncios

5 comentarios so far »

  1. 1

    anonimo said,

    No todos los seres pueden ser domesticados. Y a veces el tiempo perdido no ofrece una parte especial… ¿y vuelve a ser solo eso?¿tiempo perdido?

  2. 2

    liryel said,

    No es un negocio, una cosa por otra, simplemenete es así. Si pierdes mucho tiempo con algo, hará que sea especial para ti, no hay recompensa más allá de la existencia de algo diferente a lo demás.

  3. 3

    cocina said,

    domestícame, dijo el zorro

  4. 4

    cocina said,

    mmm, soy Zifra, pero salgo como cocina por culpa de otro blog :)

  5. 5

    liryel said,

    Siempre lo decimos, lo gritamos, a veces en silencio, con desafío entre los párpados y, a pesar de quererlo, nos resistimos, igual que el zorro.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: